jueves, 21 de mayo de 2009

AUV

En estos día pensé que no quiero que este blog se convierta en un reflejo de cosas como frutraciones laborales, resentimientos u odios. Pensé que quiero que sea un sitio dónde lo más importante sea escribir bien y ser leida por unos cuantos o por muchos, pero sin transmitir nada, uhhhm... rancio.
Deshacerme de todo lo rancio, me ha hecho votar mucho material a la basura y esforzarme un poco más a la hora de pensar en que voy a publicar.

Sin embargo...

Aquí va una entrada que escribí el martes. Y hoy todavía, DESEO, que la lean.


Hace un tiempo, al ver los ensalzamientos y reacciones dulzonas que le prodigara una señora dizque de alta sociedad a este funesto personaje, pensé: “Uribe es el presidente de los oligarcas”. Pero después he conocido uno que otro oligarca que no es uribista. Y uno que otro “patiarrastrado” de clase media como uno, que si lo es.
Entonces pensé que Uribe es el presidente de aquellos que prefieren una carretera segura para poder ir a la costa, a darse cuenta de que el conflicto sigue, sólo que “escondido” en el campo o en comunas como Ciudad Bolívar y Agua Blanca. Y que cobra falsos positivos y gente asesinada a garrote en todo el mapa.
Un día también rebatí en una conversación que el personaje estuviera loco. Dije que si lo comparamos con Chávez, es “sólo" adicto al poder.
Me retracto. Pienso que Uribe está zafado y de verdad cree que es el Padre de la Patria, pero no como Bolívar sino como Dios. Un Bruce Almighty criollo que piensa que cuando un colombiano, en algún remoto lugar dice: “Dios nos libre”, se refiere a él.
Y la última cosa, de la que me dí cuenta hace poco, es que nuestro actual presidente se subió al poder para vengar la muerte del papá. Cómo Schwarzenegger, en cualquiera de las películas dónde le matan la esposa y los hijos. (A Schwarzenegger también le gusta la política.)
Hoy estoy mamada de verle la cara a este señor con complejo de mesías, producto de su goda familia que lo educó para creerse el salvador de este país, lo cuál me ha generado un serio conflicto de intereses, por que siento que de alguna manera estoy contribuyendo a alimentar la locura colectiva en que se ha convertido su nombre.
Y además, dudo de publicar esto.
Claramente, estoy ofuscada, furiosa.
Para calmarme, voy a recordar que son más de las 8 de la noche y no he podido almorzar (por culpa del mesías). Mi furia tal vez sea sólo mucha hambre.

7 comentarios:

  1. Tengo que contradecirte: el Schwarzenegger colombiano podrá tener la culpa de muchas cosas, pero si vos no almorzás ni comés nada hasta las 8 de la noche no es culpa de él, ni de la oda a él que te tiene tan estresada, sino tuya. Qué mamera, me puse mamá regañona, pero lo creo en serio. Es más fácil echarle la culpa a cualquiera antes que a uno mismo.
    Cuidate, Pat, que Uribe nunca te pagará los perjuicios.
    Y otra cosa que pienso, más allá de si es o no reprobable lo que estás haciendo con este trabajo: estoy mamada de que todo el mundo (incluida yo) le eche la culpa a alguien más de que "la gente" se coma un cuento. Yo creo que la gente privilegiada, con un nivel educativo medio, alfabeta pues, y en el uso normal de sus facultades, puede elegir y decidir. Si deciden que Uribe es una putería, eso es problema de ellos, no de Uribe o de alguien que hace un libro de Uribe. La gente tiene cabeza, y cuando oigo: es que engañan a la gente, pienso que eso es solo una variante de la misma mentalidad que ve el Estado como una especie de papá de la gente, de fuente de todo, hasta de las creencias. Ahí está la información y la capacidad de discenir, la gente puede decidir.

    ResponderEliminar
  2. Recibido el regaño, y tienes toda la razón... en lo del almuerzo. No le puedo echar la culpa a Uribe por no almozar.

    Sin embargo:
    La "capacidad de discernir" es una de esas cosas que se va por el caño de las obligaciones diarias y las opiniones ajenas, hechas eco por los medios. Y quiénes lo saben, lo aprovechan. Ahí es dónde entramos nosotros. Pero, bueno, de acuerdo, "el que quiera ver que vea y el que quiera oír, que oiga". Es completamente problema de los demás. eso me tiene sin cuidado. Yo soy el personaje apolítico, por excelencia.

    En lo que no estoy de acuerdo contigo, es en que la entrada es acerca de lo que me produce a MI, estar trabajando en un libro, sobre un personaje al que desprecio profundamente. Casi todo el tiempo, lo he podido ver solo como trabajo. Pero los textos, el sesgo y la idea de todo esto, incluido lo que yo hago, (o sea diseñar), hacen que yo tenga que "apagar" mis convicciones, y hay días, en que no puedo. Y es jarto. Me aburre.
    Todas las cosas que digo arriba, van antecedidas siempre de "pienso". Precisamente, para que el juicio sea mio, y no asumirlo como una verdad general.
    No digo que engañen a le gente. Clarito está que PIENSO que no cuando digo "aquellos que prefieren". Eso implica voluntad propia.
    Pero también PIENSO, que el tono de está publicación esta diseñado para darle un giro totalmente parcializado a la imagen de este señor. Sea un giro de 3 grados, o de 90. Pero es para eso. Es para aprovechar el mercado de quienes ya lo ven con buenos ojos. Y en eso participo. Y es mi trabajo. Pero, hay días, en que no me gusta. A MI.

    "Cuidate, Pat, que Uribe nunca te pagará los perjuicios". Sí señora mamá regañona.

    Por último. Yo, en mi etapa budista, ando evitando los conflictos. Pero este es un buen ejercicio, cuando uno quiere escribir. Entonces, gracias por a opotunidad del debate, y de las mayúsculas.

    Y además es perderle el miedo a la opinión propia puesta, para la opinión ajena.

    ResponderEliminar
  3. Quiubo, me voy a permitir terciar en el asunto con unas pregunticas: ¿y los editores, correctores, diseñadores, etc. que trabajaron en los pasquines del régimen nazi qué? ¿Puede uno eludir su responsabilidad pública con el argumento de que "la gente puede decidir"? ¿Bajo qué condiciones uno puede decir que la gente ha elegido libremente y bien informada? ¿Son esas condiciones que se cumplan acá, como para que uno pueda lavarse tranquilamente las manos diciendo que la gente escoge? La gente aquí no escoge, la gente aquí es coja: coja de información y de lideres de opinión serios y confiables, y en ese estado de cosas no sé si sea tan facil eludir la responsabilidad por ayudar a añadir más desinformación al ambiente. Y lo digo con conocimiento de causa: el librito sobre la vida del buenazo de Mancuso todavía me remuerde la conciencia

    ResponderEliminar
  4. Yecik tiene razón, yo también hablo desde mi cojo análisis de la realidad.

    ResponderEliminar
  5. Yecid, como siempre ha venido a dar luz sobre estás también, cojas reflexiones.
    Tienes toda la razón. Y es remordimiento precisamente.
    Un ejemplo:
    Hace unos días me subí en un bus, y había una señora que tenía de pasabocas, el cuello de tortuga de su saco. Sin embargo eso no le impidió regañar a una señorita que estornudó sin usar "pañuelo antigripal": "¿Y su pañuelo antigripal? ¿Dónde está? ¿No ve que así es que se prende el virus? Irresponsable". Y no iba al lado de ella, así que calculen el volúmen de la voz que uso.
    Cosas como esas pueden pasar con la gente, cuando ve el noticiero, lee un períodico, oye la w o la fm, o compra libros polítiqueros.

    ResponderEliminar
  6. Pato, no le conocia esa faceta de bloggera, ni sabia que tenia un blog.
    Respecto a Uribe, un país como Colombia no podria tener a un mejor representante a la cabeza que el. Uribe es solo el espejo de la sociedad colombiana, el representa esas venenosas cualidades o defectos mejor en que se forma el colombiano.
    Mejor dicho Uribe es igual a Colombia

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué frase más patriótica, Jaime! jeje. Mentiras. Muy duro eso, ¿no? Pero si, supongo que así como Bush representaba al gringo promedio (malvado en su ignorancia y paranoia), Uribe nos retrata bien a nosotros, (rencorosos, solapados e hipócritas).

    ResponderEliminar