lunes, 25 de mayo de 2009

Em lembranza do vecino

Yo no quería.
Pero no era falta de intención, sino absoluta pereza.
El vecino murío. He tenido que matarlo el viernes, en vista de que, como Ángela predijó, toda esta semana pasó de inofensivo a ofensivo.
Yo le había dado la oportunidad de ser uno de esos personajes absolutamente insignificantes que cada cierto tiempo uno nombra en las conversaciones. Pero no. Él quería ser Pain in the ass con patas.
Entonces paila, tocó. Los dos pasamos a mejor vida.

No le tomé una fotografía ni antes ni después de su muerte, por que nunca fue muy fotogénico. Pero creo que la siguiente imagen...



... es la que mejor lo describe.

2 comentarios:

  1. Por favor, quiero conocer detalles de la ofensa y de la muerte.

    ResponderEliminar
  2. No contento con meterse a mi casa a la fuerza, vino a timbrar (y golpear) TODOS los días, desde el sábado pasado. El jueves vino DOS veces. Y el viernes, ya lo tenía decidido: "si viene se muere". Y vino.
    Fue una muerte rápida. Yo no estaba nada contenta, por que me da mucha mamera que me pongan en esas. Yo prefiero estar aquí tranquilita sin que nadie me moleste. Pero no voy a negar que lo disfruté.
    Él rogó por su vida, de forma miserable y patética. Pero a parte de lloriquear, no puso mucha resistencia.
    Hay una canción de Scissor Sister que describe ese momento muy bien:

    I'm not a gangster tonight
    Don't want to be a bad guy
    I'm just a loner baby
    And now you're gotten in my way

    I can't decide
    Whether you should live or die
    Oh, you'll probably go to heaven
    Please don't hang your head and cry
    No wonder why
    My heart feels dead inside
    It's cold and hard and petrified
    Lock the doors and close the blinds
    We're going for a ride

    ResponderEliminar