jueves, 11 de junio de 2009

Cursi

El preámbulo a la siguiente entrada. (Películas cursis I. Aka: Comedia romántica)

No pudiendo hablar por una buena porción de la población femenina, que en aras de su lucha ideológica en el ?????? tema (no encuentro el término: espinoso, aburrido, trillado, valiente, inacabable, inagotable, incomprendido, what ever), de la igualdad de los sexos, define tajantemente muchas cosas como "poco intéligentes y degradantes para la condición de la mujer", me limito entonces a hablar por ese otro grupo, en el que yo tengo una pata metida: el de las cursis sin remedio.
¿Qué define a una mujer cursi? Muchas cosas, todas muy evidentes. El hablado meloso y aflautado, los apodos a los novios y a las(os) amigas(os) y las altas dosis de sensibilidad mal aplicada. Pero sobre todo, el mal gusto en casi todos los temas de la vida: parejas, canciones, mascotas, ropa y películas, por mencionar algunos.
Para no extenderme demasiado en la definición, diré que la RAE concuerda con este significado:

cursi.

Pues a mi, lo que me define como cursi, por cuasisilogismo aristotélico, es que me gustan algunas obras de artistas cursis. En partícular, “cineastas”. Personajes, cuyos nombres no sabía antes de escribir este post, (como Marc Lawrence, George Wing, Sharon Maguire, Robert Luketic, Andy Tennat o Roger Michell), pero de quienes si conozco muy bien algunas de sus obras maestras.
Aunque tengo memoria de elefante hasta para los luminotécnicos y los señores de los cables, se que a estos personajes de arriba, los olvidaré. Pero lo que es inolvidable de ellos son sus películas. Tal vez por que las pasan todos los sábados de la historia del universo en VH1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario