sábado, 18 de julio de 2009

Donde se trillan las mieses


Definitivamente I love NY. Llevo un par de semanas caminando por La Ciudad (como llaman a Manhattan acá), y creo que no me cansaría de hacerlo. Por ahí ya, en la 9 St, vi una puerta roja, donde me gustará vivir en algún momento.
Me gustan muchas cosas de NY. Me gusta caminar sin miedo. Me gusta la diversidad y que todo el mundo se vista como le de la gana. Me gusta poder ponerme un vestidito lindo y salir sola en el metro, sin ser objeto de obsenidades durante la ruta. Me gusta que la gente camina, y que los medios de transporte hacen esta ciudad enorme, muy fácil de recorrer. Sólo me di cuenta de las distancias cuando subí a The Top of the Rock, el mirador del Rockefeller Center. Ni caminando uno toma conciencia de las verdaderas distancias. Uno planea el paseo, mira el mapa para encontrar las rutas de tren, y todo está a unas cuantas estaciones. Entonces Manhattan se siente como un lugar pequeño. Al parecer no solo el tiempo es relativo. También el espacio lo es. Me gusta que a pesar de pasear sola la mayoria del tiempo, no me siento sola. Mi individualidad e independecia y mi deseo de hacer cosas por mi misma, cuadran a la perfección con NY.
Es en Nueva York, donde se trillan las mieses. Todo pasa aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario