sábado, 11 de julio de 2009

Los detalles 1


A petición de Angie. Este texto lo tengo desde el domingo pasado, 5 de julio. Estoy buscando la manera de ponerle un gadget a esto que conecte el Flickr.

-----------------------------------------------------
Mayito me recogió en el aeropuerto de Newark el miércoles casi a las 8 de la noche. Un poco más de tres horas después de lo esperado, porque los pilotos tenían que dormir. Y es lógico. Volé un par de días después del accidente del Airbus en Yemen, y la paranoia y la desconfianza, tanto de los pasajeros como de la tripulación, estaba on air. Como todos los que ibamos en el boeing.
Empezando desde el boeing, debo aceptar que deseé que me tocara algún personaje interesante. Pero en desquite de mis tontos pensamiento, tuve que compartir línea en el avión con un par de paisas montañeras, de esas que le quitan a uno la silla de la ventana, le piden que se siente en el pasillo y cuando uno dice: “NO”, sin más explicaciones, se quedan rumiando frases como: “para que ventana, ni que fuera la primera vez que montamos en avión”. Arg, asqueroso. Bitches.
El avión, sobrevoló sobre Baltimore y New Jersey casi una hora y media. Me encontré con Mayito a las 8 de la noche de aquí. Debí arrivar a las 4.
¡Qué felicidad más enorme verlo! Él es uno de los menores, de los 10 hermanos de mi madre. Se parecen demasiado. Es mi tío el alcahuete. Con el que me he emborrachado desde los 17, y cuando lo ví, con ese parecido físico a mi mamá (no es por nada pero todos son muy bonitos y en especial él, con su pelo negro igual al mio y su 1.90), sentí a doña Patricia ahí, a mi lado. Y pensé con toda certeza, que vine a NY a buscarla.
Nos abrazamos no mucho tiempo (los Linares somos prácticos). Y luego nos reímos sin parar (con el respeto por la sobrina, que vive sola, sin hijos y sin marido) y nos burlamos el uno del otro de esa manera ingenua que me gusta tanto en mi familia.
En tren llegamos hasta Time Square, con maletas y todo. Y ahí empezó la magia de este asunto. ¡Es absolutamente impresionante! Es lo que uno ha visto en tantas películas (tengo la teoría de que casi todo el cine gringo sucede en NY), y de repente uno esta parado ahí. Como si atravesara la pantalla y se materializara en la película.
Llegamos a la casa de Mario, y aquí me contó que no tiene vacaciones. Entonces, gran parte de mi estadía aquí, pasearé sola. Lo que me encanta, si soy sincera. No tener que lidiar con la voluntad de nadie a parte de la mía y hacer lo que se me de la gana.
Pero eso no será del todo así, por que Mario y Miguel, mi amigo el músico, están pendientes de mi siempre, entonces será un buen balance.
Sin celular, me fui el 2 de julio sola para Soho, al Apple Store. Como todavía no tengo manera de comunicarme con nadie, me llevé el laptop. Pero aquí uno puede sacar estos aparatos en todas partes: en el tren, en un parque, en un café en la calle o en un restaurante, sin miedo a que a uno lo atraquen. Es excelente. Entonces lo saqué, hablé con Miguel, y como alma que lleva el diablo, llegó a verme.
Repuse el I Touch que me robaron en Bogotá. Éste está condenado a no ver más la luz del sol cuando regrese. No me lo voy a dejar robar otra vez, así que quedará confinado. Compraré un shuffle de 30 dólares (en el mercado negro jejeje), para moverme allá: el Voyager. Y el I touch lo dejó para los viajes y la casa. Es súper práctico porque tiene GPS y hay wi fi libre en casi todas partes, entonces pues si me pierdo me puede ayudar a ubicarme más fácilmente.
En la ciudad que nunca duerme, ya fui de compras a Daffy´s, pasé 4 de julio en un barbecue de músicos en Long Island, y hablé con Mayito hasta las 7 de la mañana del día siguiente. He tomado vino, tequila, cerveza, jack daniels, aguardiente y martini de manzana. Comí tapas en un restaurante español delicioso, comida de mar en donde unos amigos de mi tio, y mucha carne en el asado. Los días son largos y todo el mundo tiene energía para vivir días de 36 horas.
-----------------------------------------------------------------
Y ahí voy.
Más adelantes otros detalles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario