jueves, 28 de enero de 2010

Nowhere man, please listen!!

He's a real nowhere man,
Sitting in his Nowhere Land,
Making all his nowhere plans
for nobody.

Doesn't have a point of view,
Knows not where he's going to,
Isn't he a bit like you and me?

Nowhere Man please listen,
You don't know what you're missing,
Nowhere Man,the world is at your command!

(lead guitar)

He's as blind as he can be,
Just sees what he wants to see,
Nowhere Man can you see me at all?

Nowhere Man, don't worry,
Take your time, don't hurry,
Leave it all till somebody else
lends you a hand!

Doesn't have a point of view,
Knows not where he's going to,
Isn't he a bit like you and me?

Nowhere Man please listen,
you don't know what you're missing
Nowhere Man, the world is at your command!

He's a real Nowhere Man,
Sitting in his Nowhere Land,
Making all his nowhere plans
for nobody.
Making all his nowhere plans
for nobody.
Making all his nowhere plans
for nobody!

En estos días me sentido así. Making all mis nowhere plans for nobody.

martes, 26 de enero de 2010

La vaca gallega

Fragmento de El viaje del elefante de José Saramago

Cómo está salomón, preguntó, Cuándo lo deje, dormía, respondió el cornaca, Valiente animal, exclamó con falso entusiasmo el comandante, Vino hasta donde lo trajeron, la fuerza y la resistencia nacieron con él, no son virtud propia, Te veo muy severo con el pobre salomón, Tal vez sea por culpa de la historia que uno de los ayudantes me acaba de contar, Qué historia es esa, preguntó el comandante, La historia de una vaca, Las vacas tienen historia, volvió el comandante a preguntar, sonriendo, Ésta, sí, fueron doce días y doce noches en unos montes de Galicia, con frío, y lluvia, y hielo, y barro, y piedras como navajas, y matorrales como uñas, y breves intervalos de descanso, y más combate y ataques, y aullidos, y mugidos, la historia de una vaca que se perdió en los campos con su cría de leche, y se vio rodeada de lobos durante doce días y doce noches, y fue obligada a defenderse y a defender al hijo, en una larguísima batalla, la agonía de vivir en el límite de la muerte, un círculo de dientes, de fauces abiertas, las arremetidas bruscas, las cornadas que no podían faltar, de tener que luchar por sí misma y por un animalito que todavía no se podía valer, y también esos momentos en que el ternero buscaba las tetas de la madre, y mamaba lentamente, mientras los lobos se aproximaban con el espinazo tenso y las orejas aguzadas. Subhro respiró hondo y prosiguió, Al cabo de doce días la vaca fue encontrada y salvada, también el ternero, y fueron conducidos en triunfo hasta la aldea, sin embargo el cuento no acaba aquí, la cosa siguió dos días más, tras los que, porque se había convertido en una vaca brava, porque aprendió a defenderse, porque nadie podía dominarla o acercársele, la vaca fue muerta, la mataron, no los lobos a los que había vencido durante doce días, sino los mismos hombres que la habían salvado, tal vez el propio dueño, incapaz de comprender que, habiendo aprendido a luchar, aquel antes conformado y pacífico animal no podría detenerse nunca más.
Un silencio respetuoso reinó durante algunos segundo en la gran sala de piedra. Los soldados presentes, aunque no muy experimentados en guerras, baste decir que los más jóvenes nunca habían olido la pólvora en los campos de batalla, estaban asombrados en su foro íntimo por el valor de un irracional, una vaca, imagínense, que había mostrado poseer sentimientos tan humanos como el amor de familia, el don de sacrificio personal, la abnegación llevada hasta el extremo. El primero en hablar fue el soldado que sabía mucho de lobos, Tu historia es bonita, le dijo a Subhro, y esa vaca merecía, por lo menos, una medalla al valor y al mérito, pero hay en tu relato algunas cosas poco claras y bastante dudosas, Por ejemplo, preguntó el cornaca con tono de quien ya se está preparando para la lucha, Por ejemplo, quién te contó ese caso, Un gallego, Y cómo lo supo él, Debe de haberlo oído por ahí, O leído, No creo que sepa leer, Lo oyó y lo memorizó, Puede ser, yo me he limitado a repetirlo lo mejor que pude, Tienes buena retentiva, sobre todo teniendo en cuenta que la historia está contada con un lenguaje nada común, Gracias, dijo Subhro, pero ahora me gustaría saber que cosas poco claras y bastante dudosas encuentras tú en el relato, La primera es el hecho de darse a entender, o mejor, de afirmar claramente que la lucha entre la vaca y los lobos duró doce días y doce noches, lo que significaría que los lobos atacaron a la vaca nada más empezar la primera noche y se retiraron, probablemente con bajas, en la última, No estábamos allí, no pudimos verlo, Sí, pero los que conozcan algo sobre lobos saben que esos animales, aunque vivan en manadas, cazan solos, Adónde quieres llegar, preguntó sunbro, Quiero llegar a que la vaca no podría resistir un ataque concertado de tres o cuatro lobos, ya no digo doce días, sino una sola hora, Entonces, en la historia de la vaca luchadora es todo mentira, No, mentira son sólo las exageraciones, los adornos del lenguaje, las medias verdades que quieren pasar por verdades completas, Qué crees tú entonces que pasó, que fue atacada por un lobo, que luchó con él y lo obligó a huir tal vez malherido, y después se quedo allí pastando y dando de mamar al ternero, hasta ser encontrada, Y no podría haber ocurrido que llegara otro lobo, Sí, pero eso sería ya mucho imaginar, para justificar la medalla al valor y al mérito un lobo ya es bastante. La asistencia aplaudió pensando que, bien vistas las cosas, la vaca gallega merecía tanto la verdad como la medalla.



lunes, 18 de enero de 2010

Uma nova entrada

Encontrei esta historiazinha no meu livro de português. E pareciou me que era perfecta para publicar no meu blog.

A outra noite

Outro dia, fui a São Paulo e resolvi voltar à noite, uma noite de vento sul e chuva, tanto lá como aqui. Quando vinha para casa de táxi, encontréi um amigo e o trouxe até Copacabana, e contei a ele que lá em cima, além das nuvens, estava um luar lindo, de lua cheia; e que as nuvens feias que cobriam a cidade eram vistas de cima, enluaradas, colchões de sonho, alvas, uma paisagem irreal. Depois que o meu amigo desceu do carro, chofer aproveitou um sinal fechado para voltar-se para mim:
—O senhor vai desculpar, eu estava aqui a ouvir sua conversa. Mas, tem mesmo luar lá em cima?
Confirmei:
—Sim, acima da nossa noite preta, enlamaçada e torpe havia uma outra— pura, perfecta e linda.
—Mas que cosa…
Ele chegou a pôr a cabeça fora do carro para olhar o céu fechado de chuva. Depois, continuo guiando mais lentamente, Não sei se sonhava em ser aviador ou pensava em outra coisa.
—Ora, sim senhor…
E, quando saltei e paguei a corrida, ele me disse uma boa-noite e um “obrigado ao senhor”, tão sinceros, tão veeementes, como se eu lhe tivesse feito um presente de rei.

Rubem Braga

sábado, 9 de enero de 2010

Le renard et l'enfant



Película del 2007, dirigida por Luc Jacquet, personaje del que no se nada a parte de haber participado en La marcha del emperador.
Está hermosísima película me la encontré esta tarde en Cinemax. Se desarrolla en algún paisaje de campiña francesa, en donde viven las dos protagonistas: Bertille (la niña) y Titou (la zorrita), quienes inician un fuerte vínculo a través de la valentía de Bertille para explorar la naturaleza que la rodea y hacerse amar por Titou. Sin ninguna clase de miedo y como en un cuento de hadas, la niña se adentra en el hogar de Titou, quién se convierte en su guía. Bertille trata al animal como trataría a una amiguita de su edad y la convierte en su compañera de juegos. Sin embargo en un par de ocasiones la realidad se evidencia y Bertille tiene que hacer uso de su inteligencia y de su valor para salvar la vida de la zorrita, que es pequeña y tiene demasiados enemigos naturales.
La película está pensada claramente como si fuera un cuento ilustrado. Bertille es una pelirrojita de ojos verdes que usa siempre el pelo recogido en dos moñitas, un atuendo púrpura y una cartera donde lleva objetos como linternas y fósforos. Vive con sus padres (quienes nunca aparacen) en una casita a orillas de un lago y al lado del bosque donde vive Titou, quién es uno de esos animalitos de cualquier relato fantástico y todos sus actos son completamente comprensibles si necesidad de ninguna palabra.
Es inevitable la comparación con El principito, quién un día decide domesticar a un zorro que encuentra muy bonito y arma una rutina que se repite día tras día para poder acercarse a él. Al final el lazo está creado y el zorrito le declara al principito que necesita de él para vivir.
En Le renard et l'enfant, Titou llega y se va con total libertad. Hay un intento de parte de Bertille por convertirla en "su propiedad" con malos resultados, y ella pronto entiende que amar no es poseer. Que la relación creada entre las dos va más allá de gobernar los actos de Titou.
Es encantadadora la unión entre las dos y como la inocencia y la bondad de ambas hace que Bertille se convierta en un habitante más del bosque y no en una intrusa destructora.
La ilustración del final, donde están las dos durmiendo una encima de la otra es muy enternecedora. La zorrita es mucho más grande que la niña tal vez para evidenciar que es una mamá y que es mayor que Bertille a pesar de su tamaño. Alguna vez leí que evolutivamente, el acto de dormir es también un acto de confianza. Cuando un animal duerme es por que sabe que nadie se lo va a comer mientras tanto. Cuando un animal duerme en la falda de un ser humano es por que tiene total confianza en este.







martes, 5 de enero de 2010

Una cálida invitación para el 2010

En este nuevo año, convido a todo el que pase por acá a que se asuma. Que asuma todo aquello que es y que suele criticarse. O lo que no se critica, pero los demás le reprochan. Todo aquello que así le pese, lo hace ser usted y no el vecino, para mal o para bien.

1. Que es una mala, muy mala persona.
2. Que es una buena, muy buena persona.
3. Que tiene un genio de los mil demonios.
4. Que es la imprudencia en pasta, y no puede tener la boca cerradita.
5. Que critica y reprocha a los demás.
6. Que es chismoso(a).
7. Que no tiene disciplina.
8. Que dice mentiras.
9. Que no le gusta gastar dinero.
10. Que tiene arranques de ira y grita e insulta al que se le cruce.
11. Que se arrepiente fácilmente.
12. Que es superficial y falsamente atento con otros.
13. Que ve televisión.
14. Que es esnob e insoportable.
15. Que es irritantemente cortés.
16. Que estudió filosofía y cree tener la verdad no revelada a la plebe.

Esta lista está hecha con muchos "defectos" de personas que conozco y podría continuar eternamente. Si a alguien se le ocurren más cosas, propias o ajenas, pues bienvenidas.

Yo asumo que soy impuntual, que no puedo madrugar, que hago rabietas y otras tantas cosas.