martes, 16 de marzo de 2010

Tristeza não tem fim. Felicidade, sim

Nunca me ha gustado mucho la poesía. Pienso que para encontrarle el lado (o mejor para que la poesía se lo encuentre a uno) se necesita ummm, ¿cómo decirlo? de una cierta languidez en el alma de la cual no soy poseedora, y nunca lo seré. Este hecho me hace una completa ignorante en este tema, y aunque en mi primerísima juventud leí a Gustavo Adolfo Bécquer y siempre me ha llamado la atención leer a personajes como León de Greiff y Garcilaso de la Vega, no lo he hecho. He leído un par de versos, chuecos, en la recopilación de Daniel Samper Pizano, a la que si le hallé el ladito, pero esos son todos mi acercamiento a la poesía.
Sin embargo uno piensa en esto y se da cuenta que la poesía y la tendencia natural a convertirlo todo en un “algo”literario van muy de la mano, entonces aquí va mi alguito:
“Los momentos de felicidad verdadera son como blueberrys en muffins agrios y mohosos. A algunos les tocan muchos, y otros no les toca sino dos o tres.”
Perfecto para los versos chuecos y se puede aplicar a muchas cosas ricas y escasas. Alcaparras en ajiacos, chips de chocolate en helados, pedacitos de longaniza en fritangas, mariscos varios en arroces marineros, paellas o arroz con camarones, y/o aceitunas donde sea (en el ajiaco, el helado o los arroces).
Es extraño el que haya pensado en “poesía” esta noche. No pasa nada en particular. Nada. Pasa menos que nada. Solo “sucede” una calma chicha un poco inquietante, porque de unos años para acá tengo la claridad de que después de la calma viene la tempestad. Pero yo soy una de esas que se engulle el festín de un bocado, y ya quiero que la quietud acabe, sea lo que sea que venga después de ella. Excepto, claro está si lo que está por venir es malo para mi papá, mi hermana o las mininas, quienes para mi, como para los Niños Perdidos, son mi único pensamiento feliz. Y tal vez por eso es que la palabra “poesía” se me atraviesa nuevamente, con lo que para mi significa: tristeza, desgracia, dolor. Ahora tengo de todo un poco, pero en cantidades mediocres que no dejan que mi vaso este realmente medio vacío.
Y mientras pienso, encuentro esto:

Viva la vida
Que ayer que ayer
Se fue

Vivan las sombras
De mis voces
Llorando lejos

Vivan los sueños
Que nunca despertaron
Mi amor

Felicidad
¿Qué importa ya?
Si canto a la luz de tu sombra

Viva la vida
Que ayer que ayer
Se fue

Vivan las noches
De tus voces
Durmiendo lejos

Vivan los sueños
Que nunca despertaron
Mi amor

Felicidad,
Felicidad
Tomando el mescal de la luna

Y sigo pensando, y me doy cuenta de que la poesía si tiene posibilidades de gustarme. Pero ésta, con voz y con música. Hermosa.

1 comentario:

  1. HOLA

    TE TENGO LA SOLUCION SENCILLA

    SI QUIERES SABER SI TE GUSTA LA POESIA O SI NECESITAS ALGUN PASANTE COMO POR EJEMPLO LA MUSICA YO RECOMIENDO:

    LUIS ALBERTO SPINETTA. (DISPONIBLE EN YOUTUBE!!) QUE NOVEDAD.....

    UN SALUDO

    STAROSTA
    (UN PRODUCTO DE TU IMAGINACION)

    ResponderEliminar